MÁS DEL TRANSPORTE PUBLICO… LA OTRA CARA DE LA MONEDA

Elizabeth Hernández

Pues  bien mucho  y de diferentes formas  se  ha  criticado  a los  conductores  del transporte público, sin embargo  todos  o la mayoría de los comentarios  siempre  han sido tendientes  a discriminar o juzgar la conducta  de los llamados “vacunos”,  incluso se  lleva la cuenta de cuantos, “muertitos  llevan”, pero  hoy  no quiero  hablar de los males que  causan  sino de la otra  cara de la moneda.
En principio quiero  hacer de su conocimiento  que  un turno laboral de un conductor del transporte público es de 17 horas, ya que inicia  a las 6 de la mañana y  concluye  su jornada si bien les  va  a las  11 de la noche  y al siguiente  día entrega el camión a las 12 del día y  así  termina un turno completo.
Cabe mencionar que el  horario es corrido por lo tanto trabajan  17 horas y  una de traslado para llegar a su casa y viceversa, por lo que  puede llegar  aproximadamente  a las  12 de la noche  a su casa para  limpiar  el camión, purgarlo, realizar actividades personales entre ellas  alimentarse, bañarse etc, lo cual quiere decir que probablemente  este acostándose a la  1 o  1 y media de la madrugada para levantarse  al siguiente día  por  lo menos  a las  5 de la mañana para  terminar su  turno, es decir que  solo descanso entre  3 y  4 horas para trabajar otras  6 mas.
Si  a lo anterior le  sumamos  que no cuentan con un horario para comer, sí, es decir que comen  mientras conducen, que  tienen un tiempo límite para los circuitos, y que  su trabajo  requiere  no  solo esfuerzo  físico sino emocional, pues hay que  considerar  que si se sienten mal no pueden detener el vehículo hasta llegar a la terminal, que si tienen  hambre  o sed  deben comer  conduciendo, que si tienen necesidades fisiológicas deberán esperar hasta llegar a la terminal en donde por cierto entre una vuelta  y  otra solo les dan 5 minutos o si bien les  va en algunas  rutas  serán  2 o 3 minutos más,  asimismo deben concentrarse  en conducir un  vehículo de semejantes magnitudes cuidándose  de los conductores descuidados y acelerados que transitan todos los dias, de los  peatones que no conocen reglas de circulación, y  aparte deben dar paradas cada  2 o 3 cuadras, deben cobrar y entregar boletos sin contar  con que deben lidiar  con la gente, el clima y  el cansancio.
Ahora bien ¿Ustedes creen que  una persona  que  trabaja esas  jornadas  y que requiere tal concentración  puede trabajar en  sus  5 sentidos?, solo les recuerdo  que  en cualquier otro  trabajo  incluso los de  24 por 48  como son los médicos, vigilantes, policías, agentes de tránsito etc se  toman sus  siestecitas o descansos   para  aguantar  como ellos dicen, sin embargo, un conductor del transporte público no puede darse el lujo de hacerlo deben mantener  el mismo ritmo de trabajo por toda la jornada.
Es por  eso  que hago  un llamado de consideración  al público y  a las autoridades no disculpo sus conductas y    que  hay varios  que a pulso  se  han ganado el apodo  de vacunos, pero por unos cuantos se juzga  al resto y la verdad  es que la labor de los conductores del transporte público es muy difícil y sin duda es merecedora de consideraciones y si  lo que se quiere es mejorar el servicio  pues lo primero es mejorar las condiciones en que  el conductor presta el servicio, ya que considero inhumanas las jornadas y deplorables las condiciones en que prestan el servicio pues me  atrevo a asegurar sin temor a  equivocarme  que por lo menos el 50% de los conductores del transporte público no cuentan  con seguro social y  además por lo menos  al 90% los hacen firmar su renuncia  al ingresar a trabajar y además firman un pagaré en blanco al patrón.
Sin más por el momento  les dejo la información para su consideración.
Comentarios a  lmarfyr@hotmail.com