EL MATRIMONIO ENTRE ADOLESCENTES

J. JESUS HERNANDEZ NAVARRO


El matrimonio es: Es una institución de carácter público e interés social, por medio de la cual un hombre y una mujer deciden compartir un estado de vida para la búsqueda de su realización personal y la fundación de una familia. Y sus fines son: La estabilidad familiar, ya que ésta es la base de las instituciones sociales, que  contribuyen a la armonía social, inculcándose buenos principios, valores y fomentando la cultura de la igualdad y equidad de género.

            El motivo por el cual me causo interés y motivación a realizar este trabajo no me fue fácil, ya que la decisión de orientar mi atención a uno de tantos problemas jurídicos existentes en nuestro Derecho Positivo, siendo ellos tan variados y perceptibles,  que a la vista resulten de imperiosa necesidad su debida atención y perfeccionamiento;  opte por escoger el siguiente tema: “EL MATRIMONIO ENTRE ADOLESCENTES”, con el objeto de llegar a extinguir las lagunas que con frecuencia en las leyes Civiles prevalecen, y las cuales entorpecen la interpretación y desarrollo del Derecho mismo.

            Considerando que los adolescentes no están en aptitud para contraer  matrimonio, ya que la mayoría de éstos matrimonios de gente muy joven no son lo suficientemente maduros tanto física, psicológica y emocionalmente, para saber lo que quieren, y menos aún son independientes económicamente para afrontar lo que es una vida dentro del matrimonio (ya que ésta figura del matrimonio atrae muchas responsabilidades), por lo que al paso del tiempo se dan cuenta del error que cometieron y quieren vivir la etapa de su vida que les faltó, e ahí donde empiezan los problemas y termina la relación en divorcio, dañándose con ésta figura del divorcio a la familia, que ha sido considerada siempre, como la célula social, esto es, la organización más pequeña que forma la sociedad, ahora bien la familia misma se origina en el matrimonio, de ahí que la duración y estabilidad de ésta dependan de la estabilidad matrimonial.